jueves, 19 de agosto de 2010

Estás harto de las palabras, y no te culpo. Me dan náuseas a veces. También, a decir verdad, me dan náuseas los ideales y las causas. Esto sonará a herejía, pero espero que entiendas lo que quiero decir.Es muy fácil sentirse avergonzado por ideas, y slogans y mitos, que al final dejan a uno vacío, sin ningún resto. Y luego existe la tentación de gritar más fuerte que nunca, para hacer aparecer el significado perdido por arte de magia. Pasar por este tipo de reacción, nos ayuda a estar en guardia para protegernos. Nuestro sistema se queja de demasiada verbalización, y tiene razón…Los grandes resultados no están en tus manos ni en las mías, sólo suceden; es por eso que no tiene sentido construir nuestras vidas en torno a la satisfacción personal, la cual nos terminará siendo negada, y, después de todo, no es tan importante

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi contador de Visitas:

Mi ultima lagrima

Mi ultima lagrima
La ultima lagrima que mi corazón derramará por vos, es la que ves.