viernes, 28 de agosto de 2009

Siempre es preciso saber cuando se acaba una etapa de la vida. Cerrando círculos, cerrando capítulos, historias. Lo importante es poder cerrarlo, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando. No podemos estar en el presente añorando el pasado. Lo que sucedió, Sucedió, y hay que soltarlo, es necesario desprenderse. Los hechos pasan, y hay qué dejarlos ir. La vida esta para adelante, nunca para atrás. Cierra la puerta, cierra el círculo, pasa de capítulo, cambia de historia. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresaras será
igual, porqué nada se queda quieto, nada es estático. Nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar. Nada es vital para vivir, Es costumbre aferrarse a las personas, a los lugares, a las vivencias, es difícil aprender a vivir sin ellas. Y hoy te duele dejarlo ir.
Aprender a desprenderse, se puede: nada ni nadie no es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi contador de Visitas:

Mi ultima lagrima

Mi ultima lagrima
La ultima lagrima que mi corazón derramará por vos, es la que ves.