jueves, 28 de octubre de 2010

Caí en mi propia trampa, probé mi propia medicina. Me acerqué demasiado al sol y mis alas se quemaron y caí, a mi tampoco me gusta tu novia lo siento si soy tan franca y sólo me la banco. Pero mis alas se quemaron y perdí, hoy las cartas me tocaron buenas, pero no supe ganar la partida. Yo te hubiera entregado mi vida, pero mis alas se quemaron y caí todos están celebrando, y yo me quedo pensando. Apenas estoy aprendiendo a volar y ya mis alas se quemaron y caí. Creo que me caigo del cielo y pierdo el instinto camino, la vida me puso delante un caramelo, y mis alas se quemaron y ya fuí, hoy no me comí la empanada, tenía todo y me quedé sin nada; Soy muy sensible a la belleza, que no distingo el corazón y la cabeza. Me acerqué mucho al sol y no lo ví, y mis alas se quemaron y caí. Prefiero solamente un beso tuyo, antes que el amor de mil hombres; Es el beso que núnca te dí, cuando mis alas se quemaron y caí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi contador de Visitas:

Mi ultima lagrima

Mi ultima lagrima
La ultima lagrima que mi corazón derramará por vos, es la que ves.